La primera experiencia con WordPress, una vez que se conocen los lenguajes de programación web, es bastante tranquilizadora. La interfaz de su backend es intuitiva, tanto que es igual que la de los blogs con el dominio wordpress.com y sólo hay que seguir los pasos que van dando, pero si quieres personalizar más la página, también toca tocar los estilos y oa programación.

El hombre suele complicarse la vida por naturalez y le suele parecer siempre muy fácil de conseguir la viga en el ojo ajeno y complicada la espiguita del propio. Como soy periodista, esto de la publi me parece fácil: Sólo hay que aplicar el sentido común.

Y en las estrategias SEM en internet es todavía más fácil, ya que ni si quiera hace falta ser un artista para crear una creatividad impresionante. Reitero, sólo hace falta usar el sentido común. Hay que tener en cuenta que el 85% de los españoles se documentan en internet antes de hacer una compra offline, con lo que hay que ofrecerles toda la información posible para influir en su decisión de compra.

Esto del SEM se parece mucho a la bolsa, los precios dependen fluctúan dependiendo de la oferta y la demanda. La otra simimilitud es que gracias al SEM te puedes hacer bastante rico si sabes bien dónde y cómo poner realtivamente poco dinero.

Para conseguirlo, lo más importante es tener muy claro cual es el orden de prioridades para crear una campaña, y después de ahí, todo viene rodado. Los de Google son tan simpáticos que nos han creado una herramienta con la que no hace falta pensar mucho para hacer todas las campañas de publicidad del mundo en pocos y sencillos pasos. Nosotros conseguimos publicitarnos por muy poco dinero, de manera efectiva y controlando quién y cómo se consumen nuestros anuncios y Google se forr a nuestra costa.

o es nada nuevo decir que el impacto real de la publicidad tradicional en la red es prácticamente nulo. Tampoco es nuevo comentar que el crecimiento de usuarios de la red aumenta a un ritmo tan vertiginoso que en pocos años ya es una herramienta que usa la mitad de los españoles.

Lo que sí es curioso es que, de toda la tarta publicitaria, sólo se destina a internet el 1% de la inversión. Una cantidad ridícula, sobre todo si se tiene en cuenta que los anuncios en la red tienen el don de la interactividad. Es decir, no sólo se pueden viralizar (con lo que te ahorras un pico en planificación de medios) sino que además se peude medir absolutamente todo lo relativo a la actitud del usuario ante el anuncio.

Aquí el que no corre, vuela. La publicidad convencional ni gusta ni convence en internet (que de nuevo medio, tiene poco) porque gracias a la web, podemos ignorarla tanto, que podemos estar dos horas con un anuncio de los de toda la vida delante de las narices y ni darnos cuenta. Los creativos se trepanaban los sesos buscando artes ultra llamativos, pero nada, que la gente seguía pasando de ellos. Y es que a los medios de comunicación les pasa como a las personas: cuanto más maduros son, menos tienen que llamar la atención para ser atractivos.

SÍGUENOS:           

MacLucan-Logo 

CONTACTO: 91 350 77 26