Porter [el de las cinco fuerzas] es chino

Buena parte de la Filosofía Griega se basa en la frase inscrita en el frontispicio del templo de Delfos en el que pone «conócete a ti mismo» (nosce te ipsum). Se trata de una frase que Sócrates utilizó para señalar que el pensamiento humano tiene límites, que el hombre es por naturaleza ignorante, y que la virtud reside en el conocimiento.

En torno a esta idea ha girado todo el pensamiento occidental hasta que apareció un tal Porter, un tipo que de filósofo tenía poco, pero de observador tenía un rato. Este señor, inventor de la teoría de las las cinco fuerzas que lleva su nombre, es un profesor de la Universidad de Harvard quien se dio cuenta de que el Marketing se parece más a la guerra que a la vida contemplativa del cosmos. Así, el señor Michael Porter aplicó  los pensamientos del general Sun Tzu quien en «El arte de la guerra» dijo la célebre frase: «conoce a tu enemigo mejor que a ti mismo».

En fin, que las cinco fuerzas de Porter sirven, exclusivamente, para conocer al enemigo, osea, a la competencia. Pero, los competidores no son aquellos que venden productos similares a los que quiere vender una empresa, la competencia es la empresa que satisface o aspira a satisfacer las mismas necesidades.

El primer paso para conocer al enemigo es saber cual es la fuerza de la comptencia. Para ello hay que saber si el sector en el que se queire entrar o en el que ya se está, está concentrado o fragmentado.

  • En los mercados concentrados hay pocos competidores que abarcan la mayor parte del espectro competitivo, con lo que la única forma de «luchar» es buscar una estateiva de economías de escala (telefonía móvil, internet, aerolíneas, marcas de tabaco…)
  • Si el mercado está fragmentado es fácil comenzar un negocio y son tantas las empresas que están en el negocio que para alcanzar el éxito hay que usar estrategias que diferencien del resto.

Pero no todos los riesgos están en la competencia. También estan las barreras de entrada al negocio, como las Leyes, los impuestos…

La segunda fuerza que hay que medir son los competidores entrantes. Son aquellos que aunque se dedican a negocios diferentes, ven en el mercado en el que estamos un atractivo o la posibilidad de sacar rentabilidad. Si no, pueden ver una oportunidad en nuestro mercado una oportunidad en laque aprovechar sinergias.

La tercer fuerza es la delos vienes sustitutivos, que son los que satisfacen la misma necesidad pero con tecnologías y maneras diferentes.

Los otros dos factores estatégicos son los proveedores y los clientes, pero ésto es otra historia que contaré cuando sepa de qué va… (en la próxima sesión, nos enteraremos y yo lo contaré aquí)

2 Comments
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *